• Menu
  • Menu

Patois jamaiquino expresión de una cultura

Compartir artículo

Jamaica seduce con su impresionante naturaleza y cautiva con su cultura y el encanto de su gente, el carisma y el ritmo con el que se expresan y se dirigen a los visitantes es único y es auténtico pues se trata de su dialecto local, el patois jamaquino.

Este armónico lenguaje es el patois jamaiquino, es cantado, colorido y enérgico que además evoluciona constantemente. Algunos se refieren a esta lengua materna como un “inglés roto”, fuertemente influenciado por la riqueza de su herencia colonial africana, española, francesa e inglesa.

El entusiasmo está presente todo el tiempo y como tal, el lenguaje es ruidoso, animado y puede parecer agresivo, especialmente en atmósferas como en un evento deportivo o en los oscuros pasillos de un bar de ron.

Patois jamaiquino

Las diferentes regiones dentro de la isla también tienen sus propios acentos y palabras, lo que hace aún más interesante una visita a esta bella isla. Afortunadamente, en las principales ciudades y pueblos turísticos, los jamaiquinos hablan mucho más claro que en las regiones rurales más profundas. Te las arreglarás si le pides al orador que reduzca la velocidad y “seh dat again” (di eso otra vez).

Patois jamaiquino, presente en la música y las artes

En la década de 1960, cuando los jamaiquinos estaban negociando su independencia de Inglaterra, las clases altas desaprobaban el dialecto local como el idioma de la gente pobre y sin educación. En el otro extremo del espectro, los músicos de reggae usaban el lenguaje para expresar su identidad, y las canciones llenas de descripciones de pobreza y conflictos políticos eran la corriente principal en ese momento.

Los poetas y los artistas de teatro también adoptaron el patois jamaiquino como su principal modo de comunicación. Una de esas poetas, la Honorable Louise Bennett-Coverly, usó su popular programa de radio para ayudar a llevar Patois jamaquino a través de las ondas de radio a la sociedad en general. Durante más de 20 años, Miss Lou, como la llamaban cariñosamente, interpretó su poesía a nivel local e internacional, ayudando a consolidar el patois como un idioma común y establecido de Jamaica.

Patois jamaiquino

Hoy, hablar el idioma es una forma de orgullo ya que es fácilmente reconocido en todo el mundo. Esto se debe en parte al aumento de la popularidad de la música reggae con leyendas como Bob Marley y más tarde Shaggy.

Cultura jamaiquina

Para los visitantes el poder comprender o decir algunas palabras en patois jamaquino le permitirá sumergirse en esta cultura y ganarse el cariño de las personas con las que interactúa.

Cuando pasees por los mercados, elije una fruta o verdura exótica y pregunta “¿un wah dis?” (¿qué es esto?) o señale algo y pregunte “¿a wah dat?” (¿qué es eso?). Cuando hayas decidido qué comprar, necesitará saber “¿a how much fi dis?” (¿cuál es el precio?) y puede obtener un poco de “brawta” (un poco más) si el vendedor está de buen humor.

Sobre Jamaica

Además del Patois jamaiquino, Jamaica es la tercera más grande de las islas del Caribe y la de mayor tamaño de habla inglesa. Desde el glorioso amanecer cada mañana, hasta que el sol desaparece en el mar al atardecer, Jamaica presenta una magnífica paleta de colores, un caleidoscopio de belleza que hace de nuestra isla la joya más preciada del Caribe.

Ofrece experiencias y actividades únicas, paisajes impresionantes y personas acogedoras. Jamaica es la tierra del ¨All Right¨. Su cultura es conocida y amada en todo el mundo por su vitalidad y diversidad. Todos los visitantes a la isla requieren un documento de autorización de viaje, el cual debe solicitase en https://travelauth.visitjamaica.com  dentro del período de siete días antes de la fecha prevista del viaje.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Una forma de comenzar su incursión en el patois es comenzar a dejar caer la ‘r’ al final de palabras en inglés como water (agua), sugar (azúcar) y driver (conductor), para que se conviertan en “wata, suga, driva” con su énfasis en la última sílaba: “wat- AH, sug-AH, driv-AH”.
Los saludos comunes incluyen el siempre popular “wah gwaan” y “likkle more”, que significa “hasta luego”.
El Patois es tan jamaicano como las deslumbrantes playas y los atardeceres que quitan el aliento, es por eso que el latido del mundo tiene una personalidad tan extraordinaria.